ENERGIA, MASAJE Y TACTO

Todos guardamos unas reservas latentes de energía que, cuando emergen, pueden mejorar
nuestra salud y nuestro bienestar general.
La mayoría de las teorías sobre la energía, tanto si fueron por los antiguos griegos o por os
físicos modernos, no distinguen entre la energía esencial en el interior del cuerpo humano y la
de las demás formas de vida. Hipócrates, el padre de la medicina occidental, creía que una
fuerza idéntica fluia a través de todas las cosas. De acuerdo con el Fedro de Platón, Hipócrates
consideraba el cuerpo humano como un organismo íntegro en lugar de una colección de
partes independientes, de modo que el cambio en una de ellas afectaría a todas las demás.
Con la aceptación de este concepto de una naturaleza que todo lo engloba y abarca, podemos
empezar a comprender cómo el conocimiento de nuestra propia energía nos ayuda a
establecer la conexión con la de las demás personas. Esta creencia es fundamental para las
disciplinas del masaje en general y en concreto el energético y de la reflexología.

Emma Mitchell en su libro Energía.